La parodia del artista y el Espíritu de Dios

Publicado: mayo 23, 2012 en apostasia, mensaje escrito, prosperidad

Image

Isaías 56:8  Dice Jehová el Señor,  el que reúne a los dispersos de Israel: Aún juntaré sobre él a sus congregados.

56:9  Todas las bestias del campo,  todas las fieras del bosque,  venid a devorar.

56:10  Sus atalayas son ciegos,  todos ellos ignorantes;  todos ellos perros mudos,  no pueden ladrar;  soñolientos,  echados,  aman el dormir.

56:11  Y esos perros comilones son insaciables;  y los pastores mismos no saben entender;  todos ellos siguen sus propios caminos,  cada uno busca su propio provecho,  cada uno por su lado.

56:12  Venid,  dicen,  tomemos vino,  embriaguémonos de sidra;  y será el día de mañana como este,  o mucho más excelente.

Resulta difícil creer que este pasaje bíblico hable tan mal de los atalayas de la congregación de Dios y también de sus pastores. Pasaje bíblico que por lo demás está vetado en muchas congregaciones y que por lo demás no se lee, menos en estos tiempos en donde los pastores hacen lo que sea con el fin de mantener a las personas en sus congregaciones y/o atraer más gente a sus templos, y digo templos ya que ni siquiera el fin de los actuales pastores es preocuparse de predicar el verdadero evangelio de Jesús el Cristo, sino más bien tener gente en sus congregaciones con el único fin de obtener ganancias , mantener un “estatus de vida” que les permita jactarse sobre otros pastores y además pretender que tienen un espacio asegurado en el cielo por el hecho de ser pastores. Por lo tanto, una vez que tienen claros sus objetivos en la vida y en la carrera de pastores que llevan a cabo, es en ese momento en donde comienzan a realizar todo tipo de cosas con el fin de mantener esta estatus, el que por supuesto no está apoyado por Dios, pero que si está apoyado por la gente que asiste a sus iglesias, las que obviamente les creen todo cuanto estos digan desde el pulpito o el escenario.

Y es que una de las cosas que más vende en el evangelio de nuestros tiempos es la promesa de la prosperidad, pero no tan solo la prosperidad como elemento único, sino más bien es la prosperidad (material) pero “apoyada” por la escritura, o por lo menos eso es lo que quieren dar a demostrar estos Neo-apóstoles de este tipo de “evangelio” que se predica en la actualidad. Entonces es aquí cuando estos personajes hacen lo que ha Dios le desagrada, pues cuando estas personas buscan el apoyo de nuestro señor Jesucristo para mantener su falsedad caen en una falsa espiritualidad, que muchas veces ni siquiera es apoyada por el Espíritu Santo, sino más bien es apoyada por espíritus que no son de Cristo y que están encargados de mantener la apostasía en nuestros tiempos.

Tal vez alguien podría decir que lo que anuncio es una locura, pero no, es la triste realidad de nuestros tiempos, del periodo de la iglesia que nos tocó vivir en estos momentos, ya que en esa búsqueda de mantener un supuesto respaldo de Dios, es cuando se cae en un misticismo que no tiene que ver nada con el Espíritu santo de Dios, sino más bien son considerados bíblicamente como “doctrinas de demonio” tal como lo menciona la escritura. Entonces el engaño suma y sigue en nuestras iglesias y para muchos es difícil de identificar, pues estos demonios se presentan en manifestaciones espirituales en las que los ignorantes piensan que es el Espíritu Santo moviéndose entre las personas, pero el Espíritu Santo no es ¿Por qué me atrevo a decir que no es el Espíritu Santo quien se mueve? Muy sencillo, pues la esencia del Espíritu Santo no son las manifestaciones, sino más bien la palabra de Dios, AMEN, es por la palabra de Dios que el Espíritu Santo se manifiesta y no al revés es decir, no puede haber Espíritu Santo de Dios en una reunión en donde no hay palabra de Dios. Por lo tanto, si el evangelio de la prosperidad es la herejía más notoria en las iglesias de nuestros tiempos, y por ende no tiene ningún respaldo de parte de Dios ¿Qué nos hace pensar que aquellos que predican esta doctrina tienen al Espíritu Santo? O mejor dicho ¿Quién dijo que es el Espíritu Santo quien se mueve entre los seguidores de esta doctrina?

Ese es el punto, es  decir, tenemos gente que asiste a las iglesias en donde se predica mentira, pero siguen asistiendo a sus templos por lo que ven en sus templos es decir, un ambiente místico el cual, según las palabras del “ministro” que esta frente a la congregación asegura que tales manifestaciones espirituales, pertenecen al Espíritu Santo, y todos saltan, todos gritan, todos se mueven como animales, algunos garabatean palabras ininteligibles asegurando que son “lenguas angelicales”, otros se desmayan y algunos llegan a tener una catarsis espiritual que más parece un ataque de epilepsia en lugar de una manifestación del espíritu. Y así cada domingo, en donde todos saltan y se emocionan creyendo que en ese lugar está el Espíritu Santo y creyendo también que todas las histerias colectivas son una señal de la presencia del este. Sin embargo, pasan los domingos, pasan los meses, pasan los años y nadie, nadie que asiste a ese tipo de congregaciones piensa en cuestionar tal situación.

Una vez escuche una frase de un hombre que dijo, hace muchos años lo siguiente: “el mal seguirá avanzando, mientras los hombres buenos no hagan nada por detenerlo” ¡Qué gran verdad! Pues pareciera que en estas congregaciones nadie está dispuesto a pensar siquiera que clase de evangelio están llevando, o tratar de entender por lo menos que es lo que esta pasando que todos saltan cada domingo, o que hace que algunos griten garabatos en una lengua desconocida o por qué el ministro que está adelante lo único que hace es incitar a las masas a histeria colectiva sin razón, y ni siquiera trata de explicar por qué se hace. No, nadie se cuestiona así mismo acerca de la forma de vida que lleva en el evangelio ni menos pensar en cuestionar al “sacro santo” y ungidísimo pastor que esta adelante predicando que eso es lo correcto, que eso es lo que está bien y que es más, según ellos Dios esta tan de acuerdo con esa forma de llevar el evangelio que cada domingo les hace sentir un orgasmo espiritual que les hace sentir que ellos si son los que están bien con Dios, y como creen que están bien con Dios, nadie hace nada, tanto así que para muchos de ellos está demás leer la biblia ¿Porque? Porque tienen por delante a alguien que se la “explica” (a su modo por supuesto) y que todo lo que diga ese “ministro” está bien, ¡Cómo no va a estarlo, si solo es cuestión de ver como “Dios lo apoya” con tanta manifestación espiritual!

Ese es el otro problema, nadie lee, y los que lo hacen solo lo hacen para apoyar sus ideas y además leen donde les conviene, es decir, ¡Todo lo que ellos viven, todo lo que ellos hacen, está basado nada más que en la ignorancia, lisa y llanamente ignorancia de las escrituras! ¿Cómo podemos comprobarlo? Muy sencillo. Pues estoy seguro que nadie o solo unos cuantos se han topado dentro de sus lecturas bíblicas, con aquel pasaje bíblico que he mencionado en un comienzo. ¿No es así? Por supuesto, pues es en primer lugar es un pasaje bíblico que habla en contra de los pastores y  los supuestos videntes de la grey, en decir, este pasaje bíblico nunca será leído en las congregaciones por este tipo de “ministros” y pseudo-apóstoles de este tiempo, y en segundo lugar, aparte de hablar en contra de los pastores, a aquellos que si lo han leído les pregunto ¿Se han dado el tiempo de analizar lo que dice este pasaje bíblico? Si es así, entonces que Dios te bendiga, pero sino, de todos modos lo explicaré a continuación.

En primer lugar, este pasaje bíblico no quiere decir otra cosa que explicarnos el proceder de los actuales ministerios en donde el pastor, quien busca sus propios propósitos y sus propios caminos, apoyados por la ignorancia y la ceguera de los atalayas, hacen un llamado al pueblo de Dios para continuar la fiesta y la celebración dominguera al decir: Venid,  dicen,  tomemos vino,  embriaguémonos de sidra;  y será el día de mañana como este,  o mucho más excelente”

Así es, son los pastores quienes hacen un llamado a beber vino y sidra, para que en una próxima oportunidad, esta fiesta sea aún más entretenida. Esta es la realidad de los ministros de este tiempo, los mismos quienes llaman a la gente a pasar un momento entretenido, una tarde agradable llena de jolgorio y alegría, una tarde buenos chistes o “mensajes” (como ellos le dicen al escuchar al humorista Dante Gebel) y por sobre todo un lugar en donde te liberas del estrés (obvio, después de tanto saltar y gritar). Pero, ¿Qué tiene que ver el vino y la sidra en todo esto? Muy sencillo, la misma palabra de Dios es quien nos da cuenta de que muchas de las emociones del hombre o la mujer, sean estas por pena o por alegría, son confundidas con el efecto que produce el  vino en los hombres, es decir, la misma biblia nos muestra ejemplo de hombres que al llorar o al alegrase de manera excesiva, se les señala diciendo que están llenos de mosto.

1 Samuel 1:12  Mientras ella oraba largamente delante de Jehová,  Elí estaba observando la boca de ella.

1:13  Pero Ana hablaba en su corazón,  y solamente se movían sus labios,  y su voz no se oía;  y Elí la tuvo por ebria.

1:14  Entonces le dijo Elí: ¿Hasta cuándo estarás ebria?  Digiere tu vino.

1:15  Y Ana le respondió diciendo: No,  señor mío;  yo soy una mujer atribulada de espíritu;  no he bebido vino ni sidra,  sino que he derramado mi alma delante de Jehová.

1:16  No tengas a tu sierva por una mujer impía;  porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicción he hablado hasta ahora.

 

1 Samuel 25:36  Y Abigail volvió a Nabal,  y he aquí que él tenía banquete en su casa como banquete de rey;  y el corazón de Nabal estaba alegre,  y estaba completamente ebrio,  por lo cual ella no le declaró cosa alguna hasta el día siguiente.

Jeremías 23:9  A causa de los profetas mi corazón está quebrantado dentro de mí,  todos mis huesos tiemblan;  estoy como un ebrio,  y como hombre a quien dominó el vino,  delante de Jehová,  y delante de sus santas palabras.

Por lo tanto, cuando hablamos de vino, no hablamos del Espíritu Santo propiamente tal sino de la manifestación emocional que se manifiesta en la persona, es decir, el vino dentro del canon bíblico es la emoción, más que una manifestación espiritual. Por lo tanto, cuando la palabra de Dios dice que son los pastores quienes hacen una llamado a la emoción de cada domingo, nuevamente podemos darnos cuenta que esta no se equivoca, pues es lo que están haciendo e este tiempo, y no tan solo eso, sino que además los “profetas” de estas congregaciones es decir, aquellos atalayas que menciona el libro de Isaías, ni siquiera son capaces de ver lo que realmente está pasando ni tampoco son capaces de ver que es lo que se les viene encima, ya que la misma escritura dice que estos, son ciegos e ignorantes. Pero ¿Por qué la escritura los trata de ignorantes? Porque no son capaces de distinguir entre el Espíritu Santo de Dios y el espíritu del mundo, y no pueden distinguir la diferencia a causa de su ignorancia, es decir, si son ciegos, no es por un evento fortuito, sino más bien son ciego por culpa de su ignorancia, por esta razón no saben distinguir entre un espíritu que alimenta la carne, y el Espíritu Santo. Es esta confusión de espíritus la que Dios tanto critica, pues de la misma forma en que Dios confundió las lenguas en babel, lo hizo precisamente porque las personas de ese lugar estaban adorando a otro dios, y no conforme con ello hicieron además un imperio con su religión (lo mismo que quiere hacer hoy en día la iglesia católica y la iglesia evangelica) por esta razón Dios ¡confundió! Sus lenguas, y por eso ese lugar se llamó babel, debido a la confusión que Dios generó en ese lugar (Génesis 11:9  Por esto fue llamado el nombre de ella Babel,  porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra,  y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.) Es decir, de la misma forma en que las personas en babel fueron confundidas por Dios, así también estos “representantes” o “lideres” del pueblo evangélico construyen para sí, su propia destrucción y su propia Babilonia, pues no hacen más que confundir los espíritus por medio de manifestaciones histriónicas y sin sentido, que en el fondo los llevan construir su propia babilonia, es decir, este tipo de manifestaciones emocionales, son una señal clara de que son participes de la gran ramera del libro de apocalipsis, la cual lleva por título, babilonia la grande, madre de todas las rameras. Y es más, esta es una de las principales advertencias de parte de nuestro sub-Mesías Pablo hacia la iglesia de los corintios, en cuya congregación también existía una especie de “súper espiritualidad” de parte de los feligreses a tal punto que, Pablo se ve en la necesidad de tener que ordenar la situación de esta iglesia en particular, ya que los dones espirituales eran tantos que mucha gente se confundía por esta situación, y se confundía porque muchos de ellos exageraban el don, y otros lo ocupaban para menospreciar a sus hermanos quienes por supuesto, no tenían dones “espirituales” como ellos. Por lo tanto, esta carta a los corintios es la que puede graficar de mejor forma la situación de la iglesia actual es decir, profetas ignorantes a quienes hay que enseñar, y habladores de lenguas extrañas que deben necesariamente tener un intérprete, pues del contrario, mejor le sea quedarse callado. No lo digo yo, lo dice el Sub-Mesías Pablo.

1 Corintios 14:27  Si habla alguno en lengua extraña,  sea esto por dos,  o a lo más tres,  y por turno;  y uno interprete.

14:28  Y si no hay intérprete,  calle en la iglesia,  y hable para sí mismo y para Dios.

14:29  Asimismo,  los profetas hablen dos o tres,  y los demás juzguen.

14:30  Y si algo le fuere revelado a otro que estuviere sentado,  calle el primero.

14:31  Porque podéis profetizar todos uno por uno,  para que todos aprendan,  y todos sean exhortados.

14:32  Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas;

14:33  pues Dios no es Dios de confusión,  sino de paz.  Como en todas las iglesias de los santos,

Lo acabamos de leer, el mismo apóstol Pablo señala en este último versículo, que el descontrol de estas situaciones espirituales, solo genera su propia confusión, es decir, le dan nacimiento a una nueva babel, o una nueva babilonia.

Qué triste es la situación de nuestras iglesias, sin embargo alguien podría preguntar: “entonces, si yo soy cristiano ¿Cómo se cuál es la manifestación del espíritu que debo tener?

Ese es el punto, es decir ¿Qué clase de espíritu deberíamos tener los cristianos? El único Espíritu que debemos tener los cristianos es el Espíritu de Dios, ningún otro. Por lo tanto, si aquellas manifestaciones espirituales no son del es Espíritu santo de Dios, es porque ese espíritu no es de Dios y ¿Cómo podemos saber esta diferencia? Muy sencillo, pues para ello debemos saber qué es lo que la biblia dice acerca de que es Espíritu Santo o cuál es su esencia. Y para ello quiero citar aquel evento  en que fue derramado el Espíritu Santo en el día de pentecostés, en donde según la doctrina de muchos cristianos hoy en día, se cree que en ese momento aquellos que fueron bautizados en el Espíritu santo de Dios, comenzaron a hablar en lengua, aludiendo a que esta manifestación se trata de una lengua extraña en ininteligible al oído humano, algo que por supuesto está lejos de la realidad bíblica y espiritual. Veamos el por qué.

Hechos 2:1  Cuando llegó el día de Pentecostés,  estaban todos unánimes juntos.

2:2  Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba,  el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;

2:3  y se les aparecieron lenguas repartidas,  como de fuego,  asentándose sobre cada uno de ellos.

2:4  Y fueron todos llenos del Espíritu Santo,  y comenzaron a hablar en otras lenguas,  según el Espíritu les daba que hablasen.

2:5  Moraban entonces en Jerusalén judíos,  varones piadosos,  de todas las naciones bajo el cielo.

2:6  Y hecho este estruendo,  se juntó la multitud;  y estaban confusos,  porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.

2:7  Y estaban atónitos y maravillados,  diciendo: Mirad,  ¿no son galileos todos estos que hablan?

2:8  ¿Cómo,  pues,  les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?

2:9  Partos,  medos,  elamitas,  y los que habitamos en Mesopotamia,  en Judea,  en Capadocia,  en el Ponto y en Asia,

2:10  en Frigia y Panfilia,  en Egipto y en las regiones de África más allá de Cirene,  y romanos aquí residentes,  tanto judíos como prosélitos,

2:11  cretenses y árabes,  les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.

2:12  Y estaban todos atónitos y perplejos,  diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto?

2:13  Mas otros,  burlándose,  decían: Están llenos de mosto.

En primer lugar podemos darnos cuenta que entre los versículos 6 y 11, dice claramente que las lenguas que estaban hablando eran de aquellas mismas personas que siendo extranjeros de la zona, escuchaban a aquellos apóstoles que hablaban en la lengua de los extranjeros, no en una lengua extraña sino en una lengua extranjera, tanto así que el versículo 6 dice que: “y estaban confusos,  porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.” Por lo tanto nuevamente encontramos que existe una relación entre confusión y la multitud de lenguas tal como lo indica el sub-mesías Pablo en 1º de Corintios 14:33, sin embargo, de la misma forma en que en ese momento estaban todos confusos, así también dice la escritura que aquellas personas que les escuchaban hablar en sus lenguas extranjeras, también pensaron que estos apóstoles estaban llenos de mosto, es decir,  ya tenemos la segunda similitud que nos indica que la emoción que representaban aquellos bautizados por el Espíritu Santo, se podía confundir con una emoción cualquiera, tal como señale anteriormente, se confundía con el vino o mosto. Sin embargo, lo sorprendente de todo esto es que, la misma escritura señala que no es ninguna confusión, ni ninguna emoción (mosto o vino) sino que es la verdadera manifestación del Espíritu Santo, es decir, no se trataba de un desorden de masas en donde reinaban las confusión de lenguas ininteligibles ni tampoco un griterío emocionalista, NO, no eran esas cosas, pues el mismo texto mencionado habla en el versículo 10 diciendo que aquellas personas que estaban presente en esa manifestación, se preguntaban qué es lo que quería decir toda esta manifestación. Y esta es la señal más clara que nos dice que aquellas personas no se convirtieron ni por el griterío ni por las lenguas ni por el mosto (emoción), sino que se convirtieron al señor por causa de la respuesta que ellos querían saber, es decir, cuando ocurre esta manifestación, lo que hace que las personas se conviertan posteriormente al Cristo, es lo que ellos escuchan como respuesta a su pregunta, la cual era ¿Qué quiere decir esto?

Por lo tanto,  es lo que viene después de esta manifestación espiritual lo que hace que la gente entienda el porqué de todo lo que sucedía, por esta razón se levanta Pedro, para dar una respuesta a esta interrogante, y cuya respuesta la sitúa en un contexto bíblico que delata el porqué estaba pasando esto, y es entonces cuando cita a Joel.

Hechos 2:14  Entonces Pedro,  poniéndose en pie con los once,  alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos,  y todos los que habitáis en Jerusalén,  esto os sea notorio,  y oíd mis palabras.

2:15  Porque éstos no están ebrios,  como vosotros suponéis,  puesto que es la hora tercera del día.

2:16  Más esto es lo dicho por el profeta Joel:

2:17  Y en los postreros días,  dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,  Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;  Vuestros jóvenes verán visiones,  Y vuestros ancianos soñarán sueños;

2:18  Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu,  y profetizarán.

¿Alguien es capaz de notar como comienza Pedro  su discurso en el versículo 15? Así es, Pedro comienza diciendo que esta manifestación espiritual no era una manifestación emocionalista como la de nuestros tiempos, a diferencia de lo que dice el libro de Isaías acerca de aquellos pastores que invitan a tomar vino (mosto) es decir, lo primero que hace Pedro es hacer la diferencia diciendo, esto no es mosto o vino; esto no es emocionalismo. En pocas palabras, esta no era la misma manifestación espiritual que se da en nuestros tiempos, o sea no era una manifestación emocionalista.

Pero lo más increíble es que Pedro, para justificar que aquello que estaban viviendo esas personas no era una histeria emocionalista, cita entonces aquella profecía que hablaba de lo que ellos estaban viviendo en ese preciso momento es decir, la profecía de Joel que hablaba de la verdadera manifestación del Espíritu, es decir, la profecía. Versículos 17 y 18. Por lo tanto pregunto ¿En qué parte de la profecía citada dice algo así como, “hablaran en lenguas extrañas”? si es necesario que leas unas cuantas veces, por favor hazlo, pero quiero que tengas presente que es lo que dice la rescritura con respecto a lo que si dice que harán aquellos sobre los cuales cae el Espíritu santo de Dios, específicamente lee el versículo 18.

Entonces ¿Qué dice la escritura? La escritura dice de aquellos sobre los cuales recae el Espíritu Santo de Dios, que la manifestación más específica de los siervos de Dios es que estos ¡Profetizarán! No dice que hablarán garabatos ininteligibles ni tampoco dice que se moverán de manera histriónica como lo aclara el apóstol Pedro, sino que dice específicamente que aquellas personas sobre las cuales derramado el Espíritu Santo, ¡Profetizarían! por lo tanto, solo ahora sabemos que no hablaban lenguas ininteligibles sino que más bien aquellos bautizados en pentecostés hablaban en lenguas extranjeras y entendibles para los extranjeros que estaban en ese momento en Jerusalén, específicamente a modo de profecía.

Ahora bien, si es la profecía una manifestación del Espíritu Santo, esta se podría identificar fácilmente en las iglesias sin embargo, eso no sucede precisamente en nuestros tiempos debido a que, específicamente en este tiempo se han levantado una cantidad enorme de falsos profetas, falsos apóstoles y falsos cristos, tal y como lo señala la palabra de Dios, por lo tanto ¿Cómo podemos identificar la verdadera profecía, o el verdadero espíritu de la profecía? Muy sencillo, pues es la misma palabra de Dios quien nos va señalando cual es la verdadera profecía y en que consiste. Para comprobar esto, quisiera citar el libro de apocalipsis Cap. 19

Apocalipsis 19:10  Yo me postré a sus pies para adorarle.  Y él me dijo: Mira,  no lo hagas;  yo soy consiervo tuyo,  y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús.  Adora a Dios;  porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.

Por favor quiero que pongan atención con respecto a la última frase del versículo, en donde dice claramente que el espíritu de la profecía es el testimonio de Jesucristo. Así es, el verdadero sentido de toda profecía es el testimonio de Jesús, su vida, su palabra, su nacimiento, su muerte, su resurrección y por sobre todo, su segunda venida, reinado y consumación del plan de Dios ¡todas estas cosas son la esencia de toda la escritura! Como quien dice, la vida y obra de nuestro señor Jesús anunciada proféticamente desde los tiempos de adán hasta su segunda venida y la consumación de los tiempos del hombre son la base de toda la profecía. Es decir, no existe otra cosa más profética que el hablar del Cristo y no existe otra cosa más espiritual que el hablar acerca de la venida de nuestro señor Jesús, pues ahí está toda la razón y todo el porqué de la vida y de la existencia del hombre. Por esta razón es importante que aprendamos acerca de la palabra de Dios, pues ahí está el testimonio de Jesús en forma escrita, es decir, es en ese libro en donde está escrito todo lo que necesitamos saber acerca del Cristo, ya que de otra forma ¿Cómo conoceríamos acerca del testimonio de Jesús sino es por lo que dice su misma palabra acerca del él? O ¿Acaso sería mejor creer en todas las doctrinas de la nueva era que han forjado su propia versión del Cristo? No nos dejemos engañar, pues solo en su escritura aparece la verdad revelada acerca de nuestro a Señor Jesús, no hay otra forma, no hay otro evangelio, pues el mismo apóstol Pablo dice que, si alguno predica otra cosa que no sea a Cristo y a este crucificado, el tal sea un maldito, y aun si viene una ángel de cielo a predicar otro evangelio, el tal sea maldito. No lo digo yo, lo dice la escritura.

Gálatas 1:6  Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo,  para seguir un evangelio diferente.

1:7  No que haya otro,  sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.

1:8  Más si aún nosotros,  o un ángel del cielo,  os anunciaren otro evangelio diferente del que os hemos anunciado,  sea anatema.

 

Así es hermanos, no existe otra forma de conocer la verdad, no existe otro camino distinto para llegar al Padre, solo aquel camino que dejo nuestro señor Jesús, por lo tanto, son las palabras de Jesús las que transmiten el Espíritu de la profecía porque sus palabras daban testimonio de si mismo y además, es en las escrituras donde está plasmado su testimonio pues los mismos profetas anunciaban la venida del justo, tal como lo testifica el primer mártir de la iglesia, Esteban, al hacer su queja frente a los Judíos que no quieran recibir el testimonio del Cristo:

Hechos 7:51 Duros de cerviz e incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros siempre habéis resistido al Espíritu Santo. Como vuestros padres, así también vosotros.

7:52 ¿A qué profeta no persiguieron vuestros padres? Dieron muerte a los que anunciaban la venida del Justo, a quien vosotros habéis ahora traicionado y crucificado, vosotros,

7:53 que recibisteis por ministerio de los ángeles la Ley y no la guardasteis.

7:54 Al oír estas cosas se llenaron de rabia sus corazones y rechinaban los dientes contra él.

Y También Jesús señala que la escritura y Moisés ya hablaban de la venida del Cristo.

Juan 5:46  Porque si creyeseis a Moisés,  me creeríais a mí,  porque de mí escribió él.

Y por último quiero exponer el caso del apóstol Pedro, quien en su primer discurso habla exactamente lo mismo es decir, acerca de cómo las escrituras dan testimonio del Cristo:

Hechos  3:19  Así que,  arrepentíos y convertíos,  para que sean borrados vuestros pecados;  para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,

3:20  y él envíe a Jesucristo,  que os fue antes anunciado;

3:21  a quien dé cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas,  de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo.

3:22  Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos,  como a mí;  a él oiréis en todas las cosas que os hable;

3:23  y toda alma que no oiga a aquel profeta,  será desarraigada del pueblo.

3:24  Y todos los profetas desde Samuel en adelante,  cuantos han hablado,  también han anunciado estos días.

Por lo tanto, podemos ver que la presencia escritural de Jesús en las escrituras no solo se limita al tiempo que Cristo vivió en la tierra sino también desde los tiempos de los profetas y los mismos apóstoles junto a Jesús dan testimonio de ello. Por esta misma razón Jesús anuncia una y otra vez que sus palabras son espíritu y son vida, así es, es Cristo quien señala abiertamente que el Espíritu de Dios está inserto en la palabra de Dios.

Juan 6:63  El espíritu es el que da vida;  la carne para nada aprovecha;  las palabras que yo os he hablado son Espíritu y son vida.

Por lo tanto, ahora que hemos visto bíblicamente como el espíritu de la profecía esta en Cristo, y como Cristo mismo anuncia que sus palabras y son Espíritu; No es que hayan distintos “espíritus santos” de parte de Dios, sino que cuando Cristo habla diciendo que sus palabras son espíritu, se refiere al espíritu santo, por lo tanto no se refiere a ningún otro espíritu ¿Cómo podemos darnos cuenta de ello? Muy sencillo, pues en el versículo 34 del capítulo 3 del evangelio de Juan, este habla acerca del Cristo como aquel a quien Dios envió, y señala también que él habla las palabras de Dios, y que las habla debido a que Dios no es egoísta con su Espíritu, entonces, esa palabra “Espíritu” que aparece allí en ese versículo, no se refiere a cualquier espíritu, sino el Espíritu santo de Dios, pues en las escrituras podemos ver que cada vez que se hace mención del Espíritu de Dios, o del Espíritu Santo, esa palabra Espíritu siempre se escribe con mayúscula, por lo tanto, cuanto las escrituras dicen “espíritu”, puede ser el espíritu santo o no, sin embargo cuando se habla de “Espíritu”, se refiere entonces al Espíritu Santo propiamente tal.

 

Juan 3:31  El que de arriba viene,  es sobre todos;  el que es de la tierra,  es terrenal,  y cosas terrenales habla;  el que viene del cielo,  es sobre todos.

3:32  Y lo que vio y oyó,  esto testifica;  y nadie recibe su testimonio.

3:33  El que recibe su testimonio,  éste atestigua que Dios es veraz.

3:34  Porque el que Dios envió,  las palabras de Dios hablapues Dios no da el Espíritu por medida,

Es decir, nuevamente vemos en la escritura, la relación entre el testimonio de Jesús, la palabras de Dios y también el Espíritu de Dios el cual viene por medio de la palabra; Y es que eso es lo más importante, la palabra, ya que de ahí viene el Espíritu de Dios, y sin palabra no hay profecía, y sin profecía no hay tampoco una manifestación genuina del Espíritu santo. Por lo tanto, ahora que ya sabemos la importancia de la profecía por medio de la palabra de Dios, quisiera hacer la siguiente pregunta ¿Es importante que nosotros aprendamos más acerca de la palabra de Dios? Por supuesto que sí, no nos debe caer ninguna duda al respecto, ya que la palabra de Dios es vida como dijo Jesús, por lo tanto una congregación que carece de la palabra de Dios esta como muerta, o solo puede haber en ella destrucción, ya sea para los que le rodean como para sí misma, pues si el mundo fue creado por la palabra de Dios ¿Qué es lo contrario a creación? Destrucción, cuando no hay palabra de Dios, solo hay destrucción y muerte, pues lo contrario a las palabras de Jesús las cuales son vida, es precisamente la muerte. He aquí entonces la importancia del conocimiento de la palabra de Dios, pues no puede haber vida si no hay palabra, tampoco puede haber Espíritu si no hay profecía. Y es por esto que Dios hace el reclamo al pueblo de Israel acerca de la ignorancia, pues en los tiempos antiguos, la ignorancia acerca de las cosas de Dios significaba la muerte, no porque Dios lo quisiera sino que debido a que los israelitas al ignorar el conocimiento de Dios, caminaban voluntariamente hacia la muerte y aquí no tenían profecía, y por ende no tenían ni espíritu ni tampoco vida.

Oseas 4:1  Oíd palabra de Jehová,  hijos de Israel,  porque Jehová contiende con los moradores de la tierra;  porque no hay verdad,  ni misericordia,  ni conocimiento de Dios en la tierra.

 

Oseas 4:6  Mi pueblo fue destruido,  porque le faltó conocimiento.  Por cuanto desechaste el conocimiento,  yo te echaré del sacerdocio;  y porque olvidaste la ley de tu Dios,  también yo me olvidaré de tus hijos.

 

Proverbios 1:22   ¿Hasta cuándo,  oh simples,  amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia?

 

Así es, “hasta cuando oh simples amareis la simpleza” de la misma forma en que Dios les hace el reclamo a los pastores en el libro de Isaías que cité al comienzo de este análisis, pues así también Dios hace el reclamo a su pueblo, ya que la ignorancia de la palabra de Dios es ceguera, ceguera espiritual, o como le quieras llamar pues la ignorancia es símbolo de ceguera al fin y al cabo, por esto la escritura dice que son las tinieblas las que rechazan a Jesús, es decir, cuando habla diciendo que él es la luz, pues es en la luz el hombre y la mujer pueden ver las cosas con claridad, pero en las tinieblas, el hombre actúa de la misma forma en que actúan los ciegos, pues habiendo tinieblas el hombre no es capaz de ver; por esta razón entonces, Jesús trata de ciegos a los fariseos, pues conociendo las escrituras, no podían entender que él estaba con ellos era el Cristo, el hijo del Dios viviente, pues su maldad era la que los volvía ciegos, pues como dice la escritura: “los hombres amaron más las tinieblas que la luz”.

Juan 9:39 Y dijo Jesús: Yo, para juicio he venido a este mundo; para que los que no ven, vean; y los que ven, sean cegados.

9:40 Y oyeron esto algunos de los fariseos que estaban con él, y le dijeron: ¿Somos nosotros también ciegos?

9:41 Les dijo Jesús: Si fuerais ciegos, no tuvierais pecado; mas ahora porque decís: Vemos, por tanto vuestro pecado permanece.

 

Pero el problema es más grande de lo que parece, es decir, el punto no es solo identificar a los ciegos voluntarios, sino que el punto es el nivel de peligrosidad que corre una persona ciega e ignorante de la palabra de Dios en el reino de los cielos, es decir, cuando Jesús habla acerca de los dos ciegos, tanto el ciego que guía como el ciego que se deja guiar, dice claramente que ambos ciegos caerán al hoyo. Así es hermanos, Jesús no justifica a ninguno de los dos ciegos, ni al que guía, ni tampoco al que se deja guiar, pues aunque parezca cruel, esa es la triste realidad, ya que Jesús mismo según nos muestra la escritura, enseña con sus hechos que son los ciegos quienes deben ir a Jesús, y no al revés, es decir, no es Jesús quien viene a los ciegos para que estos sean sanados, sino que es Jesús quien los llama, es decir, es Cristo mismo quien hace el llamado ¿Por qué? Porque si bien es cierto que son ciegos, lo cierto es también que no son sordos, por lo tanto pueden guiarse por el sonido de la voz del maestro para que puedan ser sanos. De hecho de la misma forma en que Cristo enseña lo que sucede con los ciegos cuando señala que ambos caerán al hoyo, así también ocurre que en una oportunidad dos ciegos comienzan a gritarle a Jesús, para que el los sanara, y este al escucharlos les dice que se acerquen a donde estaba él. Pero primero vamos con el mensaje de Jesús acerca de los dos ciegos y luego con el milagro de los dos ciegos.

Mateo 15:14 Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en un hoyo.

 

Mateo 9:27  Pasando Jesús de allí,  le siguieron dos ciegos,  dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros,  Hijo de David!

9:28  Y llegado a la casa,  vinieron a él los ciegos;  y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí,  Señor.

9:29  Entonces les tocó los ojos,  diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.

9:30  Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente,  diciendo: Mirad que nadie lo sepa.

Ambos caerán al hoyo, no puede ser de otra forma, tanto el ciego que pertenece a la congregación, como el ciego que pretende guiar a la congragación, ambos ciegos caerán al hoyo. Por lo tanto es necesario abrir a los ojos a esta realidad que viven las iglesias en este tiempo ya que, aun la misma escritura dice que debemos pesar los espíritus para ver si estos son de Dios, pareciera ser que cada neo-apóstol trae consigo un nuevo espíritu o una nueva unción o cualquier otra payasada nueva que sea capaz de vender entradas a los cristianos para asistir a eventos en donde todos cantan, todos bailan, todos gritan, pero nadie es capaz de cuestionar que tipo de evangelio es ese, en el cual se venden entradas a mega-eventos o en donde se tiene que pagar para ver los milagros de tal o cual pseudo-iluminado, que al igual que una estrella musical, hace gritar de histeria a los fanáticos.

Te das cuenta entonces querido hermano, como Dios aborrece el nivel o la forma de llevar el evangelio en estos tiempos, desde el pastor local hasta la congregación, es decir, desde aquel llamado que hace el pastor local acerca de los fiestones que hoy en día se hacen en las congregaciones, en donde predominan la aeróbica espiritual y la histeria más que la verdadera manifestación del Espíritu y la profecía; en donde no tan solo tienen las culpa los pastores, ignorantes de la palabra de Dios, sino que también tienen un alto grado de culpa aquellas personas que los siguen, aquellas personas que les creen a los pastores locales que no hacen más que incitar al pueblo llanto emocional y hablarles mentira, y digo esto ya que a falta de palabra de Dios, la cual es la verdad revelada a los hombres, no les queda otra cosa más que el hablar mentira.

Por lo tanto, a ti hermano en el señor, que estás leyendo este mensaje, quiero que entiendas que la verdad de Dios, no reside en un pastor de renombre que se dedica a hacer la parodia cristiana de los artistas del mundo, los cuales también te cobran una entrada por asistir a su shows, los cuales también te pueden hacer sentir un par de lágrimas; y que sepas que tampoco la palabra de Dios reside o en una iglesia multitudinaria sino que esta, reside en la palabra de Dios, ya que en la palabra de Dios está el espíritu Santo de nuestro Dios y Padre de nuestro señor Jesucristo.  Y digo esto ya que es necesario romper con este círculo vicioso que afecta a nuestras congregaciones en estos tiempos, circulo vicioso en donde el predicador hace un llamado a la entretención y al jolgorio, y aquel que entra cree que porque salta y grita en el culto entonces está haciendo la voluntad de Dios, y así pasan los días, los meses y los años y nunca se entera de cuál es su propósito en esta según evangelio de nuestro señor Jesucristo.

Que la paz del señor sea con todos ustedes. Bendiciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s