La Verdadera Doctrina: creer en “el Padre y el Hijo”

Publicado: febrero 25, 2012 en bautismo, doctrina apostolica, estudio biblico, mensaje escrito
Etiquetas:, , ,

 

 

“Joel 2:28  Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne,  y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas;  vuestros ancianos soñarán sueños,  y vuestros jóvenes verán visiones. 2:29  Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.”

Mucho se habla de la trinidad como una doctrina “fundamental del cristianismo” pero, ¿Por qué no aparecen en la biblia ni la palabra trinidad ni el concepto de Dios “trino”? explicaciones las hay por montones, cual mas cual menos espectacular a tal punto que muchos elucubran (Elaborar una divagación complicada y con apariencia de profundidad.) de su propia mente diciendo que es un “ministerio” de Dios eso de que los tres son uno, y a la vez son distintos e independientes y también coexistentes, sin embargo, si todas esta alucinaciones mentales fueran bíblicamente ciertas ¿Por qué la escritura no nombra también esos conceptos de “unidad de tres” “coexistencia de tres” y todo lo que de tres se trate? Pues porque simplemente no los hay, entonces ¿Cuál debe ser la doctrina correcta? La doctrina correcta según la escritura, no según yo, sino según su palabra es la del Padre y la del hijo:

2 Juan 1:9  Cualquiera que se extravía,  y no persevera en la doctrina de Cristo,  no tiene a Dios;  el que persevera en la doctrina de Cristo,  ése sí tiene al Padre y al Hijo. 1:10  Si alguno viene a vosotros,  y no trae esta doctrina,  no lo recibáis en casa,  ni le digáis: ¡Bienvenido!

Si juan nos está diciendo que la doctrina de Cristo consiste en tener al padre y al hijo ¿Por qué no menciona al espíritu santo? No quiero que se diga con esto que afirmo lo mismo que los testigos de Jehová, quienes dice que el Espíritu Santo no existe, sino más bien, quiero preguntar ¿Qué o quién es realmente es el Espíritu Santo y porque a simple vista parece no estar incluido en la doctrina correcta?

El espíritu santo, es solo una porción del Espíritu viviente conocido como el Padre, ¿Cómo se confirma? Muy sencillo, pues debemos pensar:

Si la escritura dice que Jesús fue engendrado del Espíritu santo, ¿Quién es entonces el verdadero padre de nuestro señor Jesucristo? Es decir, ¿Por qué razón Jesús llama Padre, al Padre cuando la escritura dice que él fue engendrado del espíritu Santo?

Mateo 1:20  Y pensando él en esto,  he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José,  hijo de David,  no temas recibir a María tu mujer,  porque lo que en ella es engendrado,  del Espíritu Santo es.

Hebreos 1:5  Porque  ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoyy otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?

Entonces nos preguntamos ¿Hay una contradicción en este pasaje bíblico? Si existiera una “trinidad”, o un supuesto Dios “trino”, claro que si habría una contradicción, pues el Padre es una de las personas de la trinidad, y el Espíritu Santo otra, y por ende Cristo a los ojos de esta doctrina tendría dos padres ¿Ridículo no?… … el único problema es que en ninguna parte de la biblia se puede encontrar algo así como “Dios trino”, “tres en uno” o “trinidad”, por lo tanto si fueran estos tres uno solo quisiera saber entonces ¿Por qué la biblia le da el crédito a uno (al Padre), y después al otro (Espíritu Santo)? ¿no se supone que son personas distintas según la doctrina de la “trinidad”?

En realidad no lo son, sino que como mencioné antes, el Espíritu Santo de Dios es también el Padre, es decir, el Espíritu viviente, Santo  y Eterno.

Si usted estimado lector quiere creer que este es un “misterio” de Dios, o quiere creer en el simplón concepto de la “trinidad” (cosa que no existe), puede hacerlo y está en su derecho, sin embargo por medio de la escritura se puede explicar todo esto que acabo de mencionar, o seguir en tu ignorancia pagana. Y digo ignorancia ya que es la misma escritura quien descifra este “misterio”, así es, no soy yo, sino las mismas palabras de los profetas, apóstoles e incluso el mismo Jesús. ¿Acaso Jesús da testimonio de que el Espíritu Santo de Dios es también el Padre? Así es, el mismo Cristo da testimonio acerca de que espíritu Santo es el mismo Padre, ¿no me crees? No importa, créele a la Biblia, pues dice Jesús hablando acerca del Espíritu consolador:

Juan 14:16  Y yo rogaré al Padre,  y os dará otro Consolador,  para que esté con vosotros para siempre: 14:17  el Espíritu de verdad,  al cual el mundo no puede recibir,  porque no le ve,  ni le conoce;  pero vosotros le conocéis,  PORQUE MORA CON VOSOTROS,  y estará en vosotros.

Juan 15:26  Pero cuando venga el Consolador,  a quien yo os enviaré del Padre,  el Espíritu de verdad,  EL CUAL PORCEDE DEL PADRE,  él dará testimonio acerca de mí.

Juan 16:13  Pero cuando venga el Espíritu de verdad,  él os guiará a toda la verdad;  porque no hablará por su propia cuenta,  sino que hablará todo lo que oyere,  y os hará saber las cosas que habrán de venir. 16:14  ÉL ME GOLRIFICARÁ;  porque tomará de lo mío,  y os lo hará saber.

Ahora que ya tenemos las promesas de Jesús que hablan acerca del Espíritu santo de Dios, el consolador, veamos las cosas que llaman la atención de estos bíblicos:

.  ¿Por qué Jesús habla en tiempo presente diciendo que el espíritu consolador MORA (tiempo presente) con vosotros? Es decir, aquí Jesús está diciendo que el espíritu que el enviaría, en el derramamiento del espíritu en el día de pentecostés, ya estaba viviendo con ellos, en ese momento cuando aún no se cumplía la promesa. La pregunta es entonces ¿A qué espíritu se refería Jesús, si se supone el espíritu santo aún no había sido derramado? Es  misma escritura quien señala abiertamente que Dios, es Espíritu.

Juan 4:24  DIOS ES ESPIRITU;  y los que le adoran,  en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Y para los incrédulos, aquellos que no creen que este espíritu se refiera al Padre, es también el evangelio de juan, aquel que da mayor revelación acerca de la verdadera doctrina, quien señala que cuando Jesús habla de Dios, se refiere específicamente al Padre:

Juan 8:54  Respondió Jesús: Si yo me glorifico a mí mismo,  mi gloria nada es;  mi Padre es el que me glorifica,  EL QUE VOSOTROS DECIS QUE ES VUESTRO DIOS.

.  Jesús también señala que el Espíritu, viene del Padre, no del lugar en donde habita el padre, ya que si así fuera, lo correcto entonces sería que Jesús hubiese dicho: “el espíritu que viene DESDE el Padre”, pero en lugar de eso, dice claramente refiriéndose al Padre, a través de la conjunción “del”, por eso dice: “el espíritu que viene DEL Padre”.

Juan 15:26  Pero cuando venga el Consolador,  a quien yo os enviaré del Padre,  el Espíritu de verdad,  EL CUAL PORCEDE DEL PADRE,  él dará testimonio acerca de mí.

.  Jesús dice abiertamente que es el espíritu consolidar, quien le glorificará, amen asi lo creo, sin embargo, más tarde es el mismo Jesús quien señala que es el Padre quien le glorificará:

Juan 17:1  Estas cosas habló Jesús,  y levantando los ojos al cielo,  dijo: Padre,  la hora ha llegado, GLORIFICA A TU HIJO,  para que también tu Hijo te glorifique a ti; 17:2  como le has dado potestad sobre toda carne,  para que dé vida eterna a todos los que le diste. 17:3  Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti,  EL ÚNICO DIOS VERDADERO,  Y A JESUCRISTO,  a quien has enviado.

Pero esto no es todo, es decir, dentro del mismo capítulo Jesús vuelve a afirmar la idea de que es el Padre quien le glorifica:

Juan 17:5  Ahora pues,  Padre,  GLORIFÍCAME TÚ al lado tuyo,  con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. 17:6  He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste;  tuyos eran,  y me los diste,  y han guardado tu palabra. 17:7  Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado,  proceden de ti; 17:8  porque las palabras que me diste,  les he dado;  y ellos las recibieron,  y han conocido verdaderamente que salí de ti,  y han creído que tú me enviaste. 17:9  Yo ruego por ellos;  no ruego por el mundo,  sino por los que me diste;  porque tuyos son, 17:10  Y TODO LO TUYO MIO, Y LO MIO TUYO;  y HE SIDO GLORIFICADO EN ELLOS.

Estas son la palabras de Jesús, no las mías, aquellas que dicen que el Padre es Espíritu, y también dicen que el mismo estaría y seria derramado entre sus discípulos, pero ¿Acaso se contradice este concepto, del Dios padre como aquel espíritu que había de ser derramado en el día de pentecostés? Por su puesto, pues es aquí donde las promesas que hablan acerca del derramamiento del espíritu santo de Dios, tienen exactamente el mismo significado y la misma intención en las palabras de los profetas, pues dicen las profecías:

Joel 2:28  Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne,  y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas;  vuestros ancianos soñarán sueños,  y vuestros jóvenes verán visiones. 2:29  Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

Proverbios 1:23  Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os haré saber mis palabras.

 

Y también hablan las profecías, acerca del espíritu que tendría el Cristo, es decir, el Espíritu de Dios, no como una persona ajena, sino que Dios mismo habla diciendo que es su propio espíritu quien estará con él:

Isaías 42:1  He aquí mi siervo,  yo le sostendré;  mi escogido,  en quien mi alma tiene contentamiento;  he puesto sobre él mi Espíritu;  él traerá justicia a las naciones.

Lucas 4:18  Espíritu del Señor está sobre míPor cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;

 

Y también confirmamos por medio de las palabras de Jesús, que es el Padre quien estaba con el Hijo, algo que por supuesto no tiene cabida en la errada teología de la trinidad, pero que si tiene cabida por medio de las palabras de Cristo, sus discípulos y los profetas:

Juan 8:19  Ellos le dijeron: ¿Dónde está tu Padre?  Respondió Jesús: Ni a mí me conocéis,  ni a mi Padre;  si a mí me conocieseis,  también a mi Padre conoceríais. 8:28  Les dijo,  pues,  Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre,  entonces conoceréis que yo soy,  y que nada hago por mí mismo,  sino que según me enseñó el Padre,  así hablo. 8:29  Porque el que me envió,  conmigo está;  no me ha dejado solo el Padre,  porque yo hago siempre lo que le agrada.

Por esta razón podemos afirmar abiertamente que, Dios es Espíritu, y es este Espíritu quien habitaba con Jesús, el Espíritu del Padre, por eso no  nos deben extrañar estas coincidencias entre el padre, y el espíritu de Dios, ya que los dos conceptos se refieren a una misma persona, como por el ejemplo:

 

  1. El espíritu glorifica a Dios – el padre glorifica a Dios
  2. El espíritu de Dios habita con el hijo – el padre habita con el hijo
  3. La promesa de derramamiento del espíritu santo – Dios dice, derramaré MI ESPIRITU

 

Es por esta razón que la biblia no habla de trinidad, pues porque no la hay, es más el mismo profeta Isaías habla acerca del Dios altísimo y del redentor, no haciendo referencia a una tercera persona o algo por el estilo:

Isaías 44:6  ASÍ DICE JEHOVÁ,  Rey de Israel,  Y SU REDENTOR,  Jehová de los ejércitos:  Yo soy el primero,  y yo soy el postrero,  y fuera de mí no hay Dios.

Es por esta razón también, que Jesús solo refería a él y al Padre, como uno solo, dando a entender que solo existe un concepto de dos personas unidas y no de tres. Pero como siempre digo, no me crean a mí, sino que créale a la escritura:

Juan 5:19  Respondió entonces Jesús,  y les dijo: De cierto,  de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo,  sino lo que ve hacer al Padre;  porque todo lo que el Padre hace,  también lo hace el Hijo igualmente. 5:20  Porque el Padre ama al Hijo,  y le muestra todas las cosas que él hace;  y mayores obras que estas le mostrará,  de modo que vosotros os maravilléis. 5:21  Porque como el Padre levanta a los muertos,  y les da vida,  así también el Hijo a los que quiere da vida. 5:22  Porque el Padre a nadie juzga,  sino que todo el juicio dio al Hijo, 5:23  para que todos honren al Hijo como honran al Padre.  El que no honra al Hijo,  no honra al Padre que le envió.

Juan 6:45  Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios.  Así que,  todo aquel que oyó al Padre,  y aprendió de él,  viene a mí. 6:46  No que alguno haya visto al Padre,  sino aquel que vino de Dios;  éste ha visto al Padre.

Juan 6:57  Como me envió el Padre viviente,  y yo vivo por el Padre,  asimismo el que me come,  él también vivirá por mí.

Juan 10:38  Mas si las hago,  aunque no me creáis a mí,  creed a las obras,  para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí,  y yo en el Padre.

Juan 10:30  Yo y el Padre uno somos.

Juan 8:19  Ellos le dijeron: ¿Dónde está tu Padre?  Respondió Jesús: Ni a mí me conocéis,  ni a mi Padre;  si a mí me conocieseis,  también a mi Padre conoceríais

Por último y ahora que ya sabemos que el padre era el Espíritu que estaba con el Hijo, quisiera también aclarar, que es esta la razón por al cual los apóstoles dan testimonio de esta enseñanza como la doctrina correcta, no la de la trinidad pues ahora que sabemos que el Padre es el Espíritu que estaba con Jesucristo, que glorificó a Jesús y que además fue derramado según su propia promesa , no nos debemos extrañar de que sus discípulos también dan testimonio acerca de esta enseñanza, es por esto que podemos encontrar las siguientes expresiones de los apóstoles que dan cuenta de ello:

el Padre es el Espíritu consolador: y esto lo comprobamos de la siguiente forma: Dijo Jesús acerca del espíritu consolador:

Juan 14:16  Y yo rogaré al Padre,  y os dará otro Consolador,  para que esté con vosotros para siempre: 14:17  el Espíritu de verdad,  al cual el mundo no puede recibir,  porque no le ve,  ni le conoce;  pero vosotros le conocéis,  porque mora con vosotros,  y estará en vosotros.

Juan 14:26  Más el Consolador,  el Espíritu Santo,  a quien el Padre enviará en mi nombre,  él os enseñará todas las cosas,  y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Y es el apóstol Pablo quien habla de que quien consuela es, el Padre.

2 Corintios 1:2  Gracia y paz a vosotros,  de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 1:3  Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  Padre de misericordias y Dios de toda consolación, 1:4  el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones,  para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación,  por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

 

la doctrina correcta es la del padre y la del hijo, y no la doctrina de la “trinidad”:

2 Juan 1:9  Cualquiera que se extravía,  y no persevera en la doctrina de Cristo,  no tiene a Dios;  el que persevera en la doctrina de Cristo,  ése sí tiene al Padre y al Hijo. 1:10  Si alguno viene a vosotros,  y no trae esta doctrina,  no lo recibáis en casa,  ni le digáis:  ¡Bienvenido

1 corintios 8:6 para nosotros sin embargo, solo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para el; y un Senor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de el. 

 

si el concepto de Dios “trino” fuera real, ¿Por qué los apóstoles no lo mencionan en sus salutaciones, sino que nombran solo al Padre y al Hijo?

1 Juan 1:3  lo que hemos visto y oído,  eso os anunciamos,  para que también vosotros tengáis comunión con nosotros;  y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre,  y con su Hijo Jesucristo.

 1 Juan 2:1  Hijitos míos,  estas cosas os escribo para que no pequéis;  y si alguno hubiere pecado,  abogado tenemos para con el Padre,  a Jesucristo el justo. 2:23  Todo aquel que niega al Hijo,  tampoco tiene al Padre.  El que confiesa al Hijo,  tiene también al Padre. 2:24  Lo que habéis oído desde el principio,  permanezca en vosotros.  Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros,  también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.

 2 Juan 1:3  Sea con vosotros gracia,  misericordia y paz,  de Dios Padre y del Señor Jesucristo,  Hijo del Padre,  en verdad y en amor.

 Romanos 1:7  a todos los que estáis en Roma,  amados de Dios,  llamados a ser santos:  Gracia y paz a vosotros,  de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

 1 Corintios 1:3  Gracia y paz a vosotros,  de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Gálatas 1:3  Gracia y paz sean a vosotros,  de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo, 1:4  el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo,  conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,

Colosenses 1:2  a los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas: Gracia y paz sean a vosotros,  de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 1:3  Siempre orando por vosotros,  damos gracias a Dios,  Padre de nuestro Señor Jesucristo,

1 Tesalonicenses  1:1  Pablo,  Silvano y Timoteo,  a la iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: Gracia y paz sean a vosotros,  de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 1:2  Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros,  haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones, 1:3  acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe,  del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

2 Tesalonicenses 1:1  Pablo,  Silvano y Timoteo,  a la iglesia de los tesalonicenses en Dios nuestro Padre y en el Señor Jesucristo: 1:2  Gracia y paz a vosotros,  de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

1 Pedro 1:1  Pedro,  apóstol de Jesucristo,  a los expatriados de la dispersión en el Ponto,  Galacia,  Capadocia,  Asia y Bitinia, 1:2  elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu,  para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo:  Gracia y paz os sean multiplicadas.

2 Pedro 1:1  Simón Pedro,  siervo y apóstol de Jesucristo,  a los que habéis alcanzado,  por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo,  una fe igualmente preciosa que la nuestra: 1:2  Gracia y paz os sean multiplicadas,  en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.

Y por último, después de todo esto quisiera preguntar ¿de dónde saco juan la idea del testimonio de tres personas, cuando aún el mismo más las palabras de Jesús, de los discípulos y de los profetas nunca hablan de tres personas? (es más, el mismo versículo que antecede al supuesto testimonio trinitario de juan, también nombra solo a dos personas, el Padre y el Hijo)

1 Juan 5:6  ESTE ES JESUCRSITO,  que vino mediante agua y sangre;  no mediante agua solamente,  sino mediante agua y sangre.  Y EL ESPÍRITU es el que da testimonio;  porque el Espíritu es la verdad. 5:7  Porque tres son los que dan testimonio en el cielo:  el Padre,  el Verbo y el Espíritu Santo;  y estos tres son uno.

Por lo tanto, si juan solo se limita a nombrar a dos personas ¿de donde nace el concepto de trinidad? El concepto de trinidad, ese mismo que no aparece en la escritura, nace solo en el concilio de Nicea en el año 325 D; es decir, nace junto con la herética iglesia católica, la madre de todas las rameras.

Anuncios
comentarios
  1. Maria Camila dice:

    Es muy interesante tu estudia, aunque yo estudio la biblia, me ha que dado imposible entende lo siguiente: 1.Jehova es Dios Padre, 2.Jehova es Jesus manifestado en carne,3.Jehova Dios es Jesus manifestado en carne, 4 Jehova Dios Padre envio a su hijo amado, bueno he estudiado estos conseptos y todos tiene fundamento pero no logro entenderlos pues asisto a una iglecia que se llama iglesia unida de colombia y ellos manifiesta que Dios es el mismo Jesus, es decir que hay un solo dias pero manifestado en diferentes momentos y formas, me gustaria que porfavor me ayudaras a espejar estas dudas por fa
    Gracias

    • ismaelvidal dice:

      gracias por el comentario, pero la escritura señala abiertamente que Jesús no es el Padre, de hecho el mismo hace la diferencia entre el y el Padre,. Sin embargo si puedo afirmar que Jesús era la imagen del Padre, absolutamente, pero el no era el Padre, ya que siempre señala que el Padre fue quien lo envió.

      ahora con respecto a tus puntos, comento lo siguiente:

      1.- “jehova” Dios es el Padre

      2.- “Jehova” Dios manifestado en carne”: manifestado no quiere decir, encarnado, ya que si fueses así, entonces Jesús no hubiese tenido necesidad de ser engendrado del E.Santo. ¿Me explico? cuando la escritura habla de manifestación, es una manifestación, no una encarnación, ¿cuando se manifestó entonces? en situaciones especificas como por ejemplo, cuando Jesús fue arrestado y al preguntar los soldados romanos quiera era Jesús, este dijo, YO SOY y los soldados cayeron a tierra.. …sin embargo esto no pasó cuando Jesús dijo a los soldados por segunda vez yo soy, ya que al decir Jesús nuevamente esa frase, no sucedió nada sobrenatural como la primera vez. ¿Que sucedió entonces entre el primer YO Soy y el segundo Yo soy, ya que ambas fueron las frases que dijo Jesús.?

      3.- insisto, manifestación no significa encarnación, ya que Jesús declara abiertamente que el Padre es mayor que él, es decir, siempre Jesús hace la separación entre él y el Padre. y además de esto, la escritura señala que “Dios no es hombre para mentir, ni Hijo de hombre para arrepentirse”, es decir, Dios no puede ser Jesus encarnado, por que Dios no es hombre, es Espiritu, y ademas uno de los títulos de Jesús fue “Hijo dl hombre”.

      4.- “Jehova” si envío a su hijo, amen, asi es.

      saludos y bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s