7 Tesis acerca del “Evangelio” de la prosperidad. Tesis nº 7

Publicado: febrero 25, 2012 en apostasia, estudio biblico, mensaje escrito, prosperidad
Etiquetas:

7.- La verdadera riqueza del hijo de Dios

Este último apartado lo he realizado con el fin de profundizar en este tema de la prosperidad como tema central de las predicaciones que se han apoderado de nuestras congregaciones en la actualidad, cuyo único propósito es el de aclarar cuál es el verdadero concepto de riqueza según la palabra de Dios bajo la visión del nuevo pacto. Quisiera además señalar algunas aparentes contradicciones bíblicas de las que se toman los falsos profetas de hoy para asegurar que su mensaje es una absoluta inspiración de Dios. Cuando hablo de estas contradicciones me refiero al hecho de que existen versículos bíblicos en los que aparece el deseo de Dios para los hombres bajo forma de prosperidad ya que, a pesar de todo lo que hemos mencionado acerca de la palabra de Dios, en donde podemos ver claramente la posición anti-materialista de la escritura, también podemos encontrar versículos bíblicos en donde se habla de prosperidad. La pregunta es ¿Puede la biblia hablar de anti-materialismo y a la vez hablar prosperidad?

Primero que nada y antes de responder, voy a mostrar aquellos versículos bíblicos en los que la escritura habla de prosperidad.

“Josué 1:7  Solamente esfuérzate y sé muy valiente,  para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó;  no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra,  para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.”

 “1 Crónicas 22:11  Ahora pues,  hijo mío,  Jehová esté contigo,  y seas prosperado,  y edifiques casa a Jehová tu Dios,  como él ha dicho de ti.”

 “2 Crónicas 26:5  Y persistió en buscar a Dios en los días de Zacarías,  entendido en visiones de Dios;  y en estos días que buscó a Jehová,  él le prosperó.

 “Salmos 1:3  Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace,  prosperará.”

 “Proverbios 13:4  El alma del perezoso desea,  y nada alcanza;  Mas el alma de los diligentes será prosperada.”

 “Isaías 52:13  He aquí que mi siervo será prosperado,  será engrandecido y exaltado,  y será puesto muy en alto.”

 “3 Juan 1:2  Amado,  yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas,  y que tengas salud,  así como prospera tu alma.”

He expuesto algunos versículos bíblicos en donde aparece abiertamente el tema de la prosperidad material como un deseo de Dios para los hombres. A continuación expondré algunos versículos bíblicos que hablan en un tono contrario al de la prosperidad material:

“Mateo 6:19  No os hagáis tesoros en la tierra,  donde la polilla y el orín corrompen,  y donde ladrones minan y hurtan;”

 “Mateo 19:21  Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto,  anda,  vende lo que tienes,  y dalo a los pobres,  y tendrás tesoro en el cielo;  y ven y sígueme. 19:22  Oyendo el joven esta palabra,  se fue triste,  porque tenía muchas posesiones. 19:23  Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo,  que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. 19:24  Otra vez os digo,  que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja,  que entrar un rico en el reino de Dios.”

“Lucas 12:21  Así es el que hace para sí tesoro,  y no es rico para con Dios. 12:22  Dijo luego a sus discípulos: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida,  qué comeréis;  ni por el cuerpo,  qué vestiréis. 12:23  La vida es más que la comida,  y el cuerpo que el vestido…

 …12:29  Vosotros,  pues,  no os preocupéis por lo que habéis de comer,  ni por lo que habéis de beber,  ni estéis en ansiosa inquietud. 12:30  Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo;  pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. 12:31  Mas buscad el reino de Dios,  y todas estas cosas os serán añadidas. 12:32  No temáis,  manada pequeña,  porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. 12:33  Vended lo que poseéis,  y dad limosna;  haceos bolsas que no se envejezcan,  tesoro en los cielos que no se agote,  donde ladrón no llega,  ni polilla destruye.”

“Santiago 5:1  ¡Vamos ahora,  ricos!  Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. 5:2  Vuestras riquezas están podridas,  y vuestras ropas están comidas de polilla. 5:3  Vuestro oro y plata están enmohecidos;  y su moho testificará contra vosotros,  y devorará del todo vuestras carnes como fuego.  Habéis acumulado tesoros para los días postreros.”

Pues aunque a primera vista pareciera que se tratará de una contradicción, tal como lo afirman los hombres hoy en día, en el fondo no lo es, pues la escritura señala que la verdadera bendición es la que viene de lo alto, es decir el tesoro que está en los cielos, la riqueza celestial, la que muchas veces se presenta como la sabiduría, el conocimiento escritural y/o el poder y la unción de Dios. Y es que ese es el tema principal, es decir, el saber identificar cual es la verdadera prosperidad del hijo de Dios, si es la prosperidad del mundo o la prosperidad que viene de los cielos, aquella que nos está prometida para la gloria venidera. Es por eso que la clave para entender nuestro verdadero objetivo en la tierra (el ser salvos por Cristo y no el ser millonarios por medio de Cristo) se encuentra en estos versículos bíblicos, en donde señala que cual es la verdadera riqueza del hijo de Dios, cual es el tesoro verdadero del hijo de Dios y cuál es la esperanza que nos debe mover en esta tierra en la cual solo somos pasajeros.

“Lucas 12:21  Así es el que hace para sí tesoro,  y no es rico para con Dios.”

“2 Corintios 4:6  Porque Dios,  que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz,  es el que resplandeció en nuestros corazones,  para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. 4:7  Pero tenemos este tesoro en vasos de barro,  para que la excelencia del poder sea de Dios,  y no de nosotros, 4:8  que estamos atribulados en todo,  mas no angustiados;  en apuros,  mas no desesperados; 4:9  perseguidos,  mas no desamparados;  derribados,  pero no destruidos; 4:10  llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús,  para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.”

 “Colosenses 2:2  para que sean consolados sus corazones,  unidos en amor,  hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento,  a fin de conocer el misterio de Dios el Padre,  y de Cristo, 2:3  en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. 2:4  Y esto lo digo para que nadie os engañe con palabras persuasivas”.

 “Lucas 18:22  Jesús,  oyendo esto,  le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes,  y dalo a los pobres,  y tendrás tesoro en el cielo;  y ven,  sígueme.”

 “Mateo 13:44  Además,  el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo,  el cual un hombre halla,  y lo esconde de nuevo;  y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene,  y compra aquel campo. 13:45  También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 13:46  que habiendo hallado una perla preciosa,  fue y vendió todo lo que tenía,  y la compró.”

 “Mateo 12:35  El hombre bueno,  del buen tesoro del corazón saca buenas cosas;  y el hombre malo,  del mal tesoro saca malas cosas.”

 “Mateo 6:19  No os hagáis tesoros en la tierra,  donde la polilla y el orín corrompen,  y donde ladrones minan y hurtan; 6:20  sino haceos tesoros en el cielo,  donde ni la polilla ni el orín corrompen,  y donde ladrones no minan ni hurtan.”

… y es que lo que pasa en verdad, es el hecho de que cuando Dios habla de prosperidad, mayormente en el antiguo testamento, no lo hace como el fin central de una promesa, sino que lo expone contextualmente como un premio a los hombres que antes de la “bendición material” tuvieron que pasar por distintas pruebas, es decir, en ninguna parte de la escritura aparece la idea de que Dios bendice a sus hijos porque si, como si el propósito de Dios fuera hacer millonaria la gente, pero ¿por qué la biblia habla de las riquezas como bendición que viene después de la prueba? Porque la misma escritura habla de que estas cosas materiales son nada más que una añadidura, un extra, un anexo, un agregado a la real bendición que Dios quiere para el hombre ¿me explico? Es cuestión de mirar la vida de Job, quien antes de conocer a Dios, era un hombre “prospero”, y digo “prospero” porque la verdadera bendición de Job está cuando al final de su libro y después de altercar, enojarse, auto-justificarse y discutir con Dios, y también con sus amigos. Luego de todo ese proceso, es cuando Job comprende el verdadero sentido de su vida al decir: “…de oídas te había oído, mas hoy mis ojos te ven…” ¿has entendido lo que dijo Job? Job está diciéndole a Dios que antes, cuando supuestamente estaba “bendecido” nunca, pero nunca había conocido realmente a Dios, sino que solo lo conocía de oídas. Por lo tanto  pregunto nuevamente ¿cuál fue la verdadera bendición de Job? ¿Cuándo fue bendecido materialmente, o cuando conoció a su Dios? Creo que la respuesta es bastante obvia, ya que esta es la razón por la cual Jesús solo se limita a llamar añadidura  a la abundancia material, pues no es más que eso, un agregado a la verdadera bendición la cual es conocer al Dios eterno.

Por ultimo debo mencionar, que solo una vez que hemos entendido este concepto de la escritura, es decir, el de separar la verdadera bendición como un concepto aparte de la escritura, es solo en ese momento cuando entendemos que nuestra verdadera riqueza es espiritual, es la riqueza que está en el reino de los cielos, es la riqueza que nos prometió Cristo, y no tan solo que nos prometió sino que además nos obliga a acumular para la venida de su reino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s