7 Tesis acerca del “Evangelio” de la prosperidad. Tesis nº 3

Publicado: febrero 25, 2012 en apostasia, estudio biblico, mensaje escrito, prosperidad
Etiquetas:

3.- la fe no es símbolo de prosperidad material.

Ahora que sabemos que Abraham alcanzó testimonio para con Dios por medio de su fe (y no gracias a sus riquezas) y que por ello fue llamado amigo de Dios, pasaremos a explicar que es precisamente la fe, y tal vez al mencionar esto muchos de Uds. puedan estar ya pronunciando el afamado texto bíblico al que siempre se responde cuando se pregunta ¿qué es la fe? Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Y es que en la esencia más pura, tener fe es simplemente tener esperanza aun cuando no vemos nada, tener fe entonces es confiar sin ver.
Uno de las frases que más me ha llamado la atención de aquellos que profesan que Cristo vino a hacerlos millonarios, es “…el dinero me sirve para comprar, para adquirir todo lo que necesito, en fin el dinero me sirve para todo…”, ¿Qué? es decir, ¿qué podemos concluir de una persona que piensa esto? Que simplemente su esperanza no está en Dios sino más bien en el dinero, pues no es Dios quien le provee de alimentos, sino el dinero, no es Dios quien mantiene con vida y con salud la vida de su familia y la de sus hijos, sino más bien el dinero, que no es Dios quien le libra de los muchos problemas que podamos tener en el día a día, sino más bien es su otro dios, el dinero. Pues del dinero le sirve para todo, entonces, si el dinero le sirve para todo ¿para qué le sirve Dios? Digo, ¿acaso pretenderá comprar está gloriosa salvación en Cristo Jesús, también con su dinero? Existe solo un versículo bíblico que nos puede dar una respuesta clara acerca de aquellos que en estos tiempos pregonan el evangelio de la prosperidad y es: Apocalipsis 3:17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Es inevitable pensar, cuan tristemente se cumple la palabra de Dios en estos tiempos, los tiempos de la última iglesia sobre la tierra, el tiempo de la iglesia de Laodicea.
Amigos míos, la fe de un cristiano no puede estar ligada al materialismo de esta tierra sino más bien a alcanzar la salvación por medio del testimonio de Cristo, tal como lo hizo proféticamente Moisés: Hebreos 11:23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey. 11:24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 11:25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 11:26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón. 11:27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible. Nótese como por medio de la fe, Moisés despreció todos los tesoros y las riquezas de Egipto y tubo por mayores riquezas los escarnios y vituperios que padeció por Cristo. ¿Cómo entonces se puede pensar en que un hombre de fe es un hombre exitoso y próspero materialmente? es decir, si yo tengo un auto, es porque tengo fe, si tengo una casa, es porque tengo fe, cuando es la misma palabra de Dios quien nos dice claramente que la fe no está ligada a las riquezas de este mundo sino más bien a las riquezas celestiales, las cuales son para la salvación de nuestras almas, y esto no quiere decir que cuando estemos en la gloria del Eterno él nos pase un cofre lleno de monedas de oro, No, si no que estamos hablando de que nuestro galardón y nuestra ganancia son la salvación que Cristo un día nos presentó, para la vida eterna.
1º Timoteo 6:19 atesorando para sí BUEN FUNDAMENTO para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.
Por último, tal como lo mencionaba, la fe no está ligada a los éxitos materiales ni a la prosperidad que pueda tener un hombre en esta tierra, pues de no ser así sería necesario que alguien me explique ¿Cómo el más grande de los profetas que ha pisado nuestra tierra, haya tenido por ropajes piel de animal y por comida, miel silvestre y langostas? Es decir, cuando Cristo comienza a explicarle a las demás personas quien era realmente Juan el bautista, señaló entre otras cosas que él, era el Elías que había de venir, que además no había nacido otro profeta más grande que él y también que no fue un hombre ligado al materialismo a tal punto que ni siquiera entraba a la ciudad sino más bien había que ir personalmente a escucharle en el desierto, Mateo 11:7 Mientras ellos se iban, comenzó Jesús a decir de Juan a la gente: ¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? 11:8 ¿O qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que llevan vestiduras delicadas, en las casas de los reyes están. 11:9 Pero ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta. 11:10 Porque éste es de quien está escrito: He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino delante de ti. 11:11 De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él. 11:12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. 11:13 Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. 11:14 Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir. Ahora quisiera preguntar, ¿Qué pasaría si viviéramos en el desierto como Juan el Bautista? ¿Nos serviría de algo el dinero, o más bien nos serviría la fe? Si la respuesta fuera el dinero ¿Dónde compraríamos lo que necesitamos? Definitivamente el dinero no es lo que le puede dar vida al hombre sino más bien la fe, pues en este caso, y bajo el mismo contexto, para lo único que le sirvió el oro al pueblo de Israel cuando salió al deserto fue para hacerse con él un ídolo, para nada mas, y tal vez no estamos en el desierto pero una cosa si es segura, la idolatría al dinero, aún sigue vigente dentro del pueblo de Dios ¿acaso no le pasó lo mismo al profeta Elías junto con los profetas del otro señor (Baal también significa Señor)? Al parecer tendrá que levantarse otro Juan el bautista u otro Elías, ya que si se han levantado los profetas del otro señor ¿Quién se levantará entonces por el verdadero Señor?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s